FURIACOSIS

LAS FURIAS de Miguel del Arco

La película LAS FURIAS pasea con GALENA DEL FILMAMENTO por la costa gallega.

LAS FURIAS.— Dígamelo ya, exijo un diagnóstico.

GALENA.— Eso no es lo que quieres.

LAS FURIAS.— ¡Ah! Si eres del gremio de la abuela y su pareja.

GALENA.— Maestra-discípula, ¿Wilde-Douglas?

FURIAS.— No me imagino a Marga (Mercedes Sampietro) con la pasión del creador de Dorian, aunque al parecer las Furias se ensañaron con su retrato. Ni a su dulce novia argentina terapeuta (Bárbara Lennie) llevándola a los infiernos del amor.

GALENA.— Vaya, entonces tu supuesta enfermedad ya existía.

FURIAS.— Por favor, trátame como a una cliente, no creo que quieras ser de la familia Ponte Alegre.

GALENA.— No, gracias. Cada uno nacemos donde nos corresponde y entender los porqués es liberador.

FURIAS.— Pues no entiendo nada.

GALENA.— Todo a su debido tiempo. Rebosáis cultura de la que se mama y buen pulso, quien tire primero el dardo con bloqueantes no mortales, gana, competición por encontrar ese lugar en la escena familiar con dosis excesivas de culpa.

FURIA.— Es que ser hijo de, pesa mucho.

GALENA.— Y hurgar el pasado, ¿para qué? Hay que saber mimar las heridas que no cicatrizan, como hace con absoluta humildad y sabiduría tu hermana Candilejas (Chaplin, 1952) con quien compartes el teatro como estilo de vida.

FURIA.— Más loqueros a los que visitar, la cabra tira…

GALENA.— Los reproches son arañazos en la niña de tus ojos, porque sí que es cierto que lo que le haces a otro…

FURIA.— Las furias…

GALENA.— Son heridas que duelen, pero lo peor es que pueden cegarte. No, no se trata de culpar si no de hacerse responsables de los propios sentimientos, son los que imprimen el carácter de nuestros actos, los que tejen relaciones edificadoras o corrosivas.

FURIA.— Ya lo dijo el abuelo, “Hay que tener cuidado con lo que uno hace a los suyos. Nunca sale gratis.”

GALENA.— No te justifiques, lo que quieres no es confirmar la Furiacosis de la familia sino saber si se cura.

FURIA.— ¿Furiacosis? La psicosis de las Furias, ja, ja. Pero, ¿esa enfermedad existe?

GALENA.— No la estudié en ningún manual, aunque tienes magníficas primas cinematográficas: Agosto (John Wells, 2013), con relaciones asfixiantes como el calor en ese mes, Cuento de Navidad (Arnold Despechín, 2008) con patología venenosa o Pequeña Miss Sunshine (J. Dayton, Valerie Faris, 2006)  y su entrañable relación abuelo-nieta en una familia, Los Hoover, tan complicada como los Ponte Alegre.

FURIAS.— Pero nosotros conseguimos salvar tres vidas, María (Macarena Sanz) toca fondo y el abuelo es el único que está con ella en ese momento.

GALENA.— María y Leo, nieta y abuelo, los locos videntes que tal vez por eso necesitar huir de la realidad hecha añicos, porque no pueden soportar el dolor de la falta de afecto. Ese José Sacristán que se sale de la cámara e impregna cada secuencia, un mueble olvidado que desprende luz imprescindible y que cuando regresa a la realidad nos deslumbra. María es quien más interactúa con cada personaje porque nada se escapa en su universo.

FURIAS.— Gracias, es que tenemos un elenco extraordinario.

GALENO.— No solo se heredan los bienes materiales como la casa cántabra cuya venta es el motivo de la reunión, se heredan ciertas patologías, pero sobre todo se heredan los conflictos que cada ser humano no resuelve en vida.

FURIAS.— Bueno, también celebramos la boda de Héctor (Gonzalo de Castro).

GALENA.— O su despedida. Aquiles (Alberto San Juan) y Héctor ponen su dosis de humor, pero disparan demasiado bien y resulta mortalmente herido el más vulnerable y la hermanísima Cassandra (Carmen Machi)resulta un sándwich de patológicas relaciones intergeneracionales.

FURIAS.— Artistas que tratan de brillar más que el compañero como mi deslumbrante hermana Eva al desnudo(1950) que también muestra esas telarañas entre escena y realidad.

GALENA.— Lo único que te preocupa es si hay salida, si es cierto el mito, si es verdad lo que vives en tus horas de vigilia o sigues representando el papel que te asignaron desde antes de nacer: tragecias, comedias, hijos, consortes, padre de un elenco, renacido o vencido.

FURIAS.— Es que…

GALENA.— El Arte de tener a quien echar la culpa para justificar la imposibilidad del cambio. Los locos fuerzan a los cuerdos a resolver sus conflictos, se hace la luz tras una carrera que llega a asfixiar aunque suceda en paisajes maravillosos, la ansiada bocanada de aire, llega.

FURIAS.— No hay remedio.

GALENA.— Siempre hay salida. Porque en el Norte la marea baja tanto que se pueden encontrar tesoros sin ni siquiera bucear, solo hay que escoger el preciado instante.

FURIAS.— Lo cuentas y parece asequible.

GALENA.— Espero una hermana para ti donde tu Neptuno, Miguel del Arco, siga manejando con su arte la marea desatada y se cierren las heridas que en tu final, comienzan a cauterizar.

Contacto


 

Ángela Poza Fresnillo, escritora, médico y amante del Filmamento.

Correo electrónico:

galena@flashesdelfilmamento.film

 

Nuestra oferta

¿Quieres una crítica de cine guionizada por Galena del Filmamento?

 

 en redes sociales :